FRONTERA SUR

En el bar de Bacon I, de Maha Vial

(Valdivia, s/a.ref)






estoy sola
abrazada a mis huesos y a mi carne
como animal único en su especie
nadie a la redonda nadie más allá de la cuadratura
cada tanto muestro mis dientes algo así como
descargar una sonrisa
oteo el horizonte poblado de lejanos
raros seres embriagados de sí mismos
en este lugar pinto de barwoman
fetiche de la alegría
escancio la sangre
el chupeteo es loco sólo a la vista del
rojerío y su locura
ser lo que no soy es la orden
de los cuerpos demasiados ajenos
no falta el que cae blando sobre la mesa
babeando baba perdido en la nuez del cerebro
he aquí la magia de la sangre
grito a viva voz e insto a beber y a morir
cual soldados derrotados
todos a la barra todos x la sangre
la sangre de mis huesos de mi carne
bellos y miserables los parroquianos
solazan su bestialidad ese fragmento del hombre
que a cada gota
inflama su poderío su bonitura decadente
entre la sangre y yo hay un pacto
yo bufoneo ella los desnuda
así vamos haciendo historia
aunque para ser sincera
estoy abrazada a mi suerte





(a Nuria y a Francisco)





En El asado de Bacon, 2007



2 comentarios:

Cleme dijo...

Valiente poeta. Valiente lenguaje. Está ahí, donde todo quema, incluso las papas.
Creo que en el sur ella dijo primero "soy mujer y me importa una raja"
Nadie le creía entonces. Ni yo (ni Bertoni)
Pero fue pionera.

Felicitaciones por atinar en hacerle un espacio.


Cleme.

Latitud Sur dijo...

Gracias completas por tus palabras,
Cleme.
Mujeres como Maha hacen de este Sur Profundo una región más intensa.


Un abrazo,

Vivi