FRONTERA SUR

Hay, de Jorge Márquez

(Santiago, 1979)










Hay un día
en que decimos lo que teníamos que decir hace mucho tiempo.
Hay un día en el cual lloramos por todos los hijos muertos
y las circunstancias precisas de ello.

Recibimos un llamado puro de alguien puro.

Escuchamos ‘Allelujah’ y no somos místicos
vemos el capítulo de Navidad de Charlie Brown y tenemos treinta.
Nieva y sólo hoy sacar fotos es una especie de derrota
un apaciguamiento sin flash.

Olvido, olvido: no eres original.












Fotografía: Drik


3 comentarios:

Anónimo dijo...

una navidad con nieve hace la diferencia geografica. El olvido no tiene punto fijo, ni idioma ni color. El olvido es otra forma de matar. El olvido es el principal complice de la repeticion, la continuidad de: "siempre las mismas muertes". Gracias por el poema -maritza-

Casa de Los Cuentos dijo...

Hola Viana

Al amanecer, antes de salir de casa, leo un cuento. Luego, dentro de una botella bien tapada lo lanzo al mar y así dejo un rastro para poder regresar. Preparo entonces un morralito y me voy de paseo por la red en busca de contadores de cuentos, letras nuevas, fabuladores, nuevos amigos, para aprender y compartir.
Esta semana la estoy dedicando a leer escritoras contadoras de cuentos y me he encontrado cosas maravillosas que deseo compartir.
Te invito para que pases por mi Casa, espero que lo que estoy leyendo te guste tanto como a mí.
Saludos desde Mérida-Venezuela.

Jabier.

Invunche dijo...

Hola Vivianne, no me había percatado de TU comentario y de verdad que lo agradezco mucho. Además veo que compartimos la inquietud. Te dejo un gran saludo desde la ExtremaDura.
*p