FRONTERA SUR

A veces, de Henrik Nordbrandt

(Copenhague, 1945)







A veces unas pocas cosas nos hacen felices
sin motivo:
El abollado pozal de hojalata en plena lluvia primaveral
bajo el cerezo en flor
justo antes de que comience a clarear.
O las botellas de vino tinto
que tiramos por la ventana anoche en la borrachera
justo después de...
Y a veces las mismas cosas nos hacen infelices
por el mismo motivo.







2 comentarios:

Cleme dijo...

La traducción es deficiente, lo que no mejora el poema. Veamos:

"A veces unas pocas cosas nos hacen felices
sin motivo:"
Ninguna novedad. Lo mismo vale para la oración inversa, "infelices" en vez de "felices" y el mundo sigue igual.

"El abollado pozal de hojalata
en plena lluvia primaveral
bajo el cerezo en flor
justo antes de que comience a clarear."
Las rimas consonantes resuenan como una vieja canción folk, tipo quincheros. La escena -no obstante-es encantadora: el tipo sale a buscar agua a un pozo que se ubica justo bajo un cerezo, que justo está florido y justo cuando está amaneciendo.O se levantó temprano o aún no se acuesta.

"O las botellas de vino tinto
que tiramos por la ventana anoche en la borrachera
justo después de..."
Ve? Justo lo que decíamos. El frecolín aún no se acuesta. Además, gil. ¡Cómo se le ocurre botar de ese modo las botellas de pinot! ¡Un derroche!

"Y a veces las mismas cosas nos hacen infelices
por el mismo motivo."
Igual que en la primera observación. Es lo que llamaría "ronroneo ensimismado del lenguaje". Una sola imagen (la del pozo); un par de lugares comunes como recurso expresivo, dos gotas de metafísica europea de posguerra..¡Y está listo el poema!
Esta técnica la usaron mucho en sus primeros libros Quezada, Pérez, Millán, Lara...."Recuperar la anécdota", decían ellos. Pero los nuestros eran menos nerd que éste nórdico desabrido. Los nuestros, cuando menos, contaban lo que hacían "después de.."; y, sobre todo, preferían beber el vino antes que arrojarlo por la fenètre.

Latitud Sur dijo...

Aaaah...los letrados...
Ya lo decía Gonzalo Rojas..


Lo prostituyen todo
con su ánimo gastado en circunloquios.
Lo explican todo. Monologan
como máquinas llenas de aceite.
Lo manchan todo con su baba metafísica.


Saludos, Cleme.


v