FRONTERA SUR

Pesares de primavera, de Wang Seng-Ju

(465-522, d.C)









Las cuatro estaciones como agua de torrente
pasan veloces corriendo en círculo.
Las aves nocturnas corean el abandono,
los destellos del alba brillan radiantes.
Me aburre ver al capullo volverse fruto,
vi demasiados retoños convertirse en bambú.
Diez mil leguas sin noticias ni cartas,
diez años de dormir separados.
El peso de la pena aplasta mi cabello perfumado,
el llanto prolongado arruina mis bellos ojos.
Te fuiste a vivir a Yükuan,
yo me quedé a vivir en Hanku.
Sólo veo esta habitación mohosa
que parece la cueva de una araña.
Brindo con mi reflejo en la noche solitaria
y persigo mi propia sombra .
He cambiado mi cama de marfil por el fieltro
y el bambú,
reemplacé los vestidos de seda por ropas de lino.
Aunque el viento y la escarcha puedan ir y venir,
viviré sola, te seguiré siendo fiel.








Traducción de Ruth Berg











Fotografía: Héctor González de Cunco










2 comentarios:

Anónimo dijo...

que bella foto... de quien sera????

Viviana Geeregat dijo...

ya están los créditos
el calor, los duendes, la frágil memoria...todos tienen la culpa de este olvido